• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow

El Valle de Hecho esta lindando con los municipios de Fago, Ansó, Aragüés del Puerto, Jasa, Aísa y Borau. Se sitúa en el extremo noroccidental de la provincia de Huesca, limitando con Francia y con Navarra y con una altitud sobre el nivel del mar comprendida entre los 700 metros de Embún y los 2670 metros en la cima del Bisaurín.

Esos casi dos mil metros de desnivel ocasionan una climatología, paisaje, flora y fauna extraordinariamente variadas; de forma que en un recorrido de muy pocos kilómetros nos encontramos con el llano cerealista, la huerta, los bosques de pinos, hayas y abetos, extensos pastizales y por fin las aristas rocosas que dibujan el horizonte. La misma variedad podemos encontrar en un mismo terreno, dependiendo de la época del año en que lo visitemos.

Es decir, hablamos de una gran diversidad de la Naturaleza con grandes contrastes en poco espacio.

Un pasado histórico

Sus primeros pobladores se remontan a la prehistoria, y así lo acreditan los numerosos monumentos megalíticos que se encuentran en el territorio del valle. La dominación romana dejó también numerosas huellas en forma de puentes y vías de tránsito. Aquí se gestó el Reino de Aragón, una de las ramas del Camino de Santiago cruzaba desde Francia por el Puerto de Palo, que antes había sido calzada romana. Todo ello ha conformado una forma de ser peculiar de la gente de estos pueblos, que teniendo una idiosincrasia propia, ha experimentado la influencia de los pueblos de Navarra y Francia.

Economía en Los Valles

La economía de los Valles ha estado basada tradicionalmente en el aprovechamiento ganadero de las importantes extensiones de Monte Público destinadas a pastizal, y en el aprovechamiento de la madera de dichos montes, actividad económica que en la actualidad ha desaparecido de estos valles. El sector turístico también tiene gran importancia económica. Está basado en unos atractivos naturales poco frecuentes; en unos montes que todavía no han sido sometidos a una presión excesiva y en una arquitectura tradicional muy peculiar por la sobriedad de sus líneas y nobleza de sus materiales.

Flora y Fauna

La flora de los valles es tremendamente rica por efecto de la variabilidad en altura, exposición y tipo de suelo. Hay catalogadas más de 700 especies plantas medicinales, destacan los endemismos Aconitum variegatum sbsp. pyrenaicum, Androsace hirtella, Lathyrus vivantii, Petrocoptis hispánica, Saxifraga hariotii, Thalictrum macrocarpum y Valeriana longiflora subsp. longiflora. Entre las zonas de especial interés florístico se encuentran la Foz de Biniés y la Foz de Fago, Boca del Infierno; los Ibones de Estanés, Acherito y Tortiellas; los cantiles y pedregales del Pico Bisaurín, Castillo de Acher y Aguas Tuertas; los pastos montanos, subalpinos y alpinos, las masas forestales de pino negro, quejigales y carrascales y los hayedo-abetales situados en las cabeceras de los valles.